“PARTE DE AUSENCIAS”
(Dedicado a las Ancianas y Ancianos del Santo Hospital cuya ausencia añoramos).

DESDE que volvimos, la primera tarde del primer miércoles de la primera semana en la que volvimos, después del confinamiento, a encontrarnos nuevamente con Ellas y Ellos, los echamos en falta, de menos. Sencillamente, no estaban. Ya no eran. Ni pertenecían a este mundo. Habitan ya, eternamente, otro. Y hoy, esta tarde, deseamos traer aquí su recuerdo: sus voces y los ecos y la huella indeleble de la luz de sus ojos anidada en el corazón de cada uno de nosotros, Voluntarias y Voluntarios de este Grupo de Lectura “Manolo Santomé”. <<Me adentro / en el espacio de los tilos / movidos por la brisa. Ya no estás>>

“Parte de Ausencias” coincide literariamente con el título del último poemario de Alejandro López Andrada, publicado por Hiperión en su colección Poesía, dirigida por Jesús Munárriz. En el epílogo del libro, el escritor Julio Llamazares constata que el citado poeta declara en este poemario “el inventario de pérdidas, de desapariciones, la relación de los que ya no están y de sus irrellenables huecos, el rastro de lo irrecuperable… Y se reconoce en ello llamándolas ausencias, que es un modo más soportable de nombrar lo que se fue y no volverá…”

Concluimos esta Oración sui generis permanente dedicada a nuestros Ancianas y Ancianos de Jesús Nazareno afirmando con el poeta <<Y como nubes pasarán los días…>> Sí; no obstante, deseamos dejar constancia de esta huella indeleble de la luz que Ellas y Ellos imprimieron en nuestras almas con su ejemplo de vida.

(R.R.F.)