El miércoles, día 2 de marzo, se celebró la reunión del Grupo de Lectura, aunque por la agenda laboral de quien escribe no pudimos acercarles la crónica de la tarde a los lectores habituales de este blog. Si fallamos a su interés permanente en el seguimiento del Grupo de Lectura de los Ancianos de Jesús Nazareno, les pedimos disculpas sinceras. No pudimos. Créannos.

Ayer, día 9, volvíamos al salón habitual de las reuniones de los miércoles, ampliado para movernos mejor y cómodamente. Parece que no está terminada la ampliación definitiva y se va a quedar el espacio precioso cuando esté terminada, facilitándonos la motivación de  renovar los objetivos que nos propusimos al comienzo de esta actividad, que la Hermana Iluminada aceptó confiándose en nuestra voluntariedad.

Trini, ayudada de su hijo Moisés, aprendiz de valores necesarios para desarrollarse uno como persona,  puso OTROS COLORES  a la tarde lluviosa y gris en la contemplación de unos audiovisuales muy bien seleccionados de los que disfrutamos plenamente.

Ayer, echamos de menos a Amelia, ausente por la muerte de su querido suegro. ¡Que descanse en Paz!

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario