S O B R E   L O S   Á N G E L E S …       “E L   Á N G E L   B U E N O”

Como siempre, al llegar, estaban abiertas las puertas… Y me di cuenta enseguida de que volaba sobre nuestras cabezas y dentro del pecho nos abría corredores anchos, largos, donde sonaban ¡campanas! DSC_0073-crop Giraba más deprisa el aire, que las manos de Francisca, bailando, levantaba: ella bailaba alegre al son de los versos y de las melodías del mundo, que en la mano de una niña caben…

Una poética carta de música leían Manuel y Pepe en la tarde de la Santa Casa. ¡Campanas!  Una carta que del cielo bajó un ángel bueno. Y en el salón lleno no cabían esta tarde almas más felices. Todos cantamos con los Ancianos de Jesús Nazareno: sus familiares y los voluntarios fieles que pueblan los miércoles, semana a semana, sumándose en calidad, a esta imaginaria ciudad habitada de alegría y solidaridad: entonces naufragios antiguos flotan. Y la luz moja el pie en el agua.

Los ecos del ángel bueno allí volaban: en el aire, en la luz, en los cielos, en la tarde… 

“El secreto de la felicidad no es hacer siempre lo que se quiere, sino querer siempre lo que se hace”. (L. Tolstoi).

 A todos, gracias.

Grupo Lectura 6-11-2013

¡COMPARTE!

Comparte!:

Comentario
  1. Ana 7 noviembre 2013 at 5:57 - Reply

    Gracias por saber extraer con tu delicadeza la esencia de todo lo que pasa en la tarde de los miércoles.

  2. Hermano de Jesús 7 noviembre 2013 at 0:20 - Reply

    ¡Qué maravilla! ¡Y qué envidia no saber escribir así! Pero lo que más me gusta son los sentimientos que encierran estas palabras, sentimientos que sólo puede expresar la gente buena. Y en el Grupo de Lectura la hay y mucha. Enhorabuena, Rafi, y felicidades a todo el Grupo por el trabajo que realizáis. Y muchas gracias también a todos los que semana a semana ofrecen su tiempo y su arte para acompañar a nuestros mayores.

Dejar un Comentario