… GUÁRDALA EN TU MEMORIA… ES MUCHO MEJOR ASÍ:    «PASTEL DE CHOCOLATE»

[Dicen los libros históricos de cocina que en el año del Señor de 1615, cuando la infanta Ana de Austria, hija de Felipe III de España, se casó con Luis XIII de Francia, llevó la receta del chocolate como parte de su dote].

Ingredientes: 1 tableta de chocolate para degustar en compañía de amigos especiales. Agua para saciar la sed. Los gramos necesarios de tiempo para pasar la tarde sin prisas alrededor de una gran mesa en una buena cocina cálida como la amistad. ¡Y buen provecho!

Elaboración: Alrededor de la citada mesa SE CUENTA esta historia:  «Antes, cuando mi madre hacía dulces los hacía en grandes cantidades. Amasaba la masa en la mesa de piedra en aquella cocina con enorme chimenea. Los chicuelos ayudábamos a hacer las bolas embriagándonos de por vida de los aromas y, sin saberlo, grabándolos en la memoria para evocarlos en las vísperas de las fiestas…   ¡Ya huele a Navidad!   Una vez hechos iba echándolos a los canastos de mimbre y los tapaba con blancos trapos. Los colgaba con guitas de los palos del techo de la cámara y se iban gastando plato a plato, poco a poco, uno a uno. Con el tiempo, el azúcar se iba transformando y los dulces aparecían bañados en una deliciosa melaza». 

Esta tarde, sin saberlo, alguien ha contado esta historia guardada en su memoria…   ¡Ya huele a Navidad!