Trinidad Fernández consigue lo que se propone porque se empeña en ello, contagiando al otro de su ilusión.  El otro, Elías Romero, jefe de cocina del CAMF (Centro de Atención al Minusválido Físico), ha hecho gala de su solidaridad con los Ancianos de Jesús Nazareno, llegando hasta el Santo Hospital con las alforjas llenas de ilusión y de chocolate con dulces para merendar con Ellos esta tarde en que queríamos con Trini y Elías despedir hasta el otoño próximo los encuentros de los miércoles de cada semana.

Cerrado el curso, que iniciamos en el mes de octubre, es el momento de dar las gracias a todas las personas que colaboraron cada miércoles con su mejor sonrisa y abrazos, integrándose en este Grupo de corazón ancho, risueño y solidario, donde tan bien lo hemos pasado en compañía de los Ancianos de Jesús Nazareno, que tanto nos quieren y queremos.

Sólo el curso está cerrado para descansar en el verano y soñar bajo la sombra de las encinas en la dehesa…  Las puertas de la Santa Casa están de par en par abiertas;  los ánimos y la ilusión en guardia soñando los nuevos, los próximos encuentros. Son muchas las personas a las que hemos de dar las gracias, pidiéndole a Jesús Nazareno salud para ellas como nuestro mejor regalo.

Hasta pronto.  El tiempo vuela…

¡COMPARTE!

Comparte!:

Comentario
  1. Ivan Calero 30 mayo 2011 at 14:43 - Reply

    Este gran tipo, a parte de buen cocinero es mejor persona. Menudo crack Elias!!!

Dejar un Comentario