A LOS ANCIANOS DE JESÚS NAZARENO:     (Todo este tiempo en el pensamiento… sonando como una dulce y eterna melodía) …

… Cantan pájaros únicos,  /  no sé si en estos árboles  /  o en los de la otra orilla (el paraíso).    El aire tiende puentes,  /  de todo a todo;  /  y el corazón va  y viene,  /  en paz, por ellos,  /  loco, juguetón, libre.   /  ¡Y qué olores lo pasan,  /  de flores conocidas y desconocidas!            (J.R. Jiménez, “Felicidad”).

Gracias, por estar con los brazos y el corazón abiertos…

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario