“DOMUND” EN LA SANTA CASA

Esta tarde hemos viajado “ligeros de equipaje” a Burkina Fasso y a Togo en compañía de Patrocinio Fernández, Patro, Patri, como la llamamos cariñosamente, porque es una persona querida por todas las personas que la han conocido. Ella les ha contado a los ancianos de Jesús Nazareno sus vivencias misioneras en África, donde su hermano César lleva 30 años como sacerdote salesiano de Don Bosco.

<<Voy a compartirlas con vosotros: Me gustaría comenzar, terminar y dejar, como nota principal de este rato compartido, una frase que, gracias a estas sencillas vivencias, se ha hecho, ya, fuerte en mi vida: Por la generosidad, llegamos a la libertad. Y es que cuánto más nos DAMOS más aligerados nos vamos quedando y, como consecuencia, más LIBRES>>.

<<Mi credencial era una pequeña cruz de madera colgada al cuello>>.

<<Un contenedor se ha enviado a Togo con la ayuda generosa de muchas personas que han vaciado sus bolsillos y han entregado buena parte de sus cosas para enviarlas a ese país. Todo lo que se envía viene bien. Pero, había necesidad de toallas y de sábanas, y no os podéis hacer idea de lo a gusto que me quedé cuando envié esas toallas que tanto guardaba en mi armario porque eran muy buenas. Ahora, cuando abro el armario y lo veo más vacío pienso en que otro, muy lejos de aquí, se habrá llenado>>.

Enseñar y aprender: <<El que posee las nociones más exactas sobre las causas de las cosas y es capaz de dar perfecta cuenta de ellas en su enseñanza, es más sabio que todos los demás en cualquier otra ciencia>>, dice Aristóteles.

Creemos haber aprendido de tu generosa y sabia enseñanza, Patri, en esta tarde en que Dios, también, nos ha regalado la lluvia necesaria. Gracias.

Dale abrazos a César.

Grupo 21-10

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario