Para decir la verdad, poca elocuencia basta.  (Sócrates)

En el silencio de la noche el alma se serena… Intento describir con palabras los sentimientos compartidos entre todos: aunque vividos y sentidos antes, otras veces, en otras tantas tardes de los miércoles en la Santa Casa con nuestros mayores, con los Ancianos de Jesús Nazareno, sin embargo, nos parecían nuevos o subrayados con otros matices intemporales… Quizás, o entre otros, por estos deliciosos motivos…  quizás por eso no queremos renunciar a seguir viviéndolos y compartiéndolos. Por eso no nos cansamos de acudir todas las semanas, cada miércoles, a estar con ellos.

También por eso el círculo de amigos, que acuden a la llamada de estas tardes de convivencia en el Santo Hospital, se ensancha más y mejor: esta tarde han sido Juan Antonio Sánchez y Marcial Luna: nosotros habíamos llamado a Juan Antonio, quien ha llamado a otro amigo para que le acompañara con la guitarra en la interpretación de sus “canciones de siempre”. Y así la tarde ha sido “de verdad”… un pentagrama perfecto…   Muchas gracias.  Para decir la verdad, poca elocuencia basta.

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario