“E L  C U A D R O”: Un hombre había pintado un hermoso cuadro. Un día lo presentó en público. Invitó a todo el mundo a verlo. El pintor, además de un gran artista, era famoso. Llegado el momento descorrió el paño que tapaba el cuadro. Hubo un caluroso aplauso. Era una impresionante figura de Jesús golpeando suavemente la puerta de una casa. Jesús parecía vivo. Con un oído junto a la puerta, ÉL parecía querer oír si desde dentro alguien respondía. Todos admiraban aquella obra de arte. Un curioso observador encontró un fallo en el cuadro… La puerta no tenía cerradura… Intrigado, le preguntó al artista:  -¡Su puerta no tiene cerradura! ¿Cómo hará para abrirla?  -Es así.  -respondió el artista-.  -Esta es la puerta del corazón humano; sólo se abre por el lado de adentro… Muchas veces, Jesús está golpeando la puerta de nuestro corazón.

María Carmen Escribano, vocal de cultos y formación de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, brilló como la luz del “Cuadro” audiovisual que, a modo de parábola, había preparado para que los Ancianos de Jesús Nazareno, y para todos los que nos reunimos con ellos en la tardes de los miércoles, comprendiéramos mejor el tema del soneto de Lope de Vega, introduciéndonos plenamente en su lírica sacra, cuando nos lo leyó en voz alta y clara y limpia como su corazón:  ¿Qué tengo yo que mi amistad procuras? / ¿Qué interés  se te sigue, Jesús mío, / que a mi puerta cubierto de rocío / pasas las noches del invierno escuras?   […]  ¡Y cuántas, hermosura soberana, / <<Mañana le abriremos>>, respondía, / para lo mismo responder mañana! 

Grupo 20-11-2013 1  

¡Quédate tranquila, Mari Carmen! ¡Conseguiste lo que intentaste con tanto amor que pones en lo que haces! ¡Escuchamos tu mensaje con los oídos del alma: nuestra fe, nuestra esperanza y nuestro amor!  ¡Le abrimos la puerta por el lado de adentro! 

Grupo 20-11-2013 2

¡COMPARTE!

Comparte!:

Comentario
  1. Trinidad 26 noviembre 2013 at 14:47 - Reply

    Gracias, gracias y gracias. Yo que estuve allí me emociona leer esta crónica.
    Gracias por esa sensibilidad al relatar lo que sucede miércoles tras miércoles.
    Gracias por plasmar en fotos lo que a veces no somos capaces de ver, aún estando allí.
    Gracias por haberme aceptado como voluntaria, por cierto ya hay una mas que se incorporo este día desde aquí le damos la bienvenida.

Dejar un Comentario