“Tempus fugit”.

Parece que fue ayer cuando se inició este Voluntariado y, sin embargo, ya es hoy; y hoy es real. Sólo a veces parece fácil intentar concentrarse en medio de la noche para manifestar por escrito unos sentimientos vividos y convividos, hace apenas unas horas en la tarde real de hoy, con los Ancianos de Jesús Nazareno en la Santa Casa. Parece fácil sólo a veces, porque en la calle a pesar de la hora de la noche, de más de la media noche, afuera, los coches queman inútilmente la gasolina (por las nubes) contaminándolo todo, acelerando estrepitosamente sus motores, y aplastando con las manos sus absurdos e incívicos conductores el claxon cuando, sólo, debían reinar el respeto, el silencio y la música tenue que posibilitaran la expresión de lo que ahora siento…

… Es imposible vencer los obstáculos: el tiempo, el cansancio a esta hora de un día de trabajo, el sueño, y el ruido incívico… No lo entiendo, no puedo entenderlo. Insisten los fanáticos de “los gladiadores romanos” que han vencido, que han ganado matemáticamente la liga (digo yo) (¿qué si no?). Han salido a la calle éstos, seguramente. Y también sus contrarios ¡para fastidiar!  Sus ruidos han ensordecido mi poema vulnerable esta noche…  

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario