Con la procesión extraordinaria de traslado de la Bendita Imagen del Dulce Nombre de Jesús Nazareno desde la majestuosa catedral de León a su capilla de Santa Nonia,  terminaron brillantemente los actos del IV Congreso Nacional de Cofradías bajo la Advocación de Jesús Nazareno celebrado en la ciudad castellana durante cuatro intensas jornadas.

En efecto, a las 12 del mediodía salía el cortejo por la portada de San Francisco. Jesús Nazareno iba acompañado por muchas de las cofradías leonesas, mujeres de mantilla -que allí llaman «manolas»- y la Banda de Cornetas y Tambores de la Hermandad que acompasaba el andar de los hombres encargados de «pujar» el trono del Señor, ataviados con hábito negro.

Como decíamos antes, el desfile cerraba cuatro días de Congreso que comenzaron el jueves día 4 con el acto de inauguración oficial del mismo y de una exposición conmemorativa en la que pudimos ver alguno de los enseres de la Hermandad así como una colección filatélica relativa a la Semana Santa y otra de postales con imágenes de cristos y vírgenes de toda la geografía española.

Las sesiones académicas se desarrollaron el viernes y el sábado en el recinto incomparable del Parador de San Marcos.  Entre las comunicaciones y ponencias reseñamos las de D. Antonio Bonet Salamanca y D. Valeriano Sánchez Ramos -la de éste sobre la devoción a Jesús Nazareno en Filipinas- quienes ya participaran en nuestro Congreso como conferenciantes. Reseñar también las ponencias de una profesora de la universidad siciliana de Messina sobre la cofradía de Jesús Nazareno de Valladolid, la que versó sobre el Nazareno de la Santa Faz de Córdoba presentada por un hermano cordobés de la Oración en el Huerto o las que defendieron quienes fueran congresistas en Pozoblanco Héctor L. Suárez Pérez, de León, Domingo A. Bastida, de Cartagena, o Eduardo Pedrero Yéboles, de Zamora. También fue destacada la presencia del Hermano Mayor de la Hermandad de Jesús del Gran Poder de Sevilla, Enrique Esquivias, en una acalorada -al menos en su final- mesa redonda.

Las sesiones académicas concluyeron con la elección de sede para el V Congreso siendo la única candidatura presentada la de Baena por lo que esta ciudad cordobesa acogerá dentro de un año este encuentro nazareno. Entre las actividades paralelas destacamos muy especialmente la Ruta de los Conventos durante la que vimos gran parte de las Imágenes que procesionan por las calles leonesas en Semana Santa y los templos que las acogen así como alguna de las ceremonias y ritos que hacen los días de procesión. No faltó tampoco un Triduo solemne presidido por los obispos de las diócesis más cercanas a la propia de León.