El 24 de mayo en Pozoblanco es sinónimo de fiesta, de fiesta grande salesiana. Es el día de María Auxiliadora y como para los Salesianos «Ella lo ha hecho todo», así lo dijo Don Bosco, lo celebran por todo lo alto. Desgraciadamente, no ha podido haber procesión por segundo año consecutivo, la pandemia, ya saben, pero en el Colegio la fiesta ha sido grande.

En el Colegio y podemos decir que en muchísimos hogares de Pozoblanco en los que se siente, se vive y se venera a la Auxiliadora de los cristianos a quienes tantos favores ha regalado. «Yo, tus auxilios vengo a pedir, Virgen Santísima, ruega por mí». A ella le pedimos que se acabe de una vez esta pandemia que tantas vidas y tanta vida nos está arrebatando.