El pasado jueves día 29, la Semana Santa de Pozoblanco y los más de cuatro siglos de historia de Jesús Nazareno en Pozoblanco estuvieron presentes en Córdoba en un acto organizado por la Fundación Miguel Castillejo. Fue en el transcurso de la primera edición de una actividad que pretende dar a conocer en nuestra capital la enorme riqueza devocional, artística y de tradiciones que atesoran los pueblos de nuestra provincia alrededor de la celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesuscristo. Así, las “Estampas de la Semana Santa en la Provincia” acogieron a conferenciantes de Montilla, Montoro y, como hemos dicho, Pozoblanco.

En el primer caso fue Antonio Luis Jiménez Barranco, Hermano Mayor de la Cofradía de la Santa Vera Cruz, quien expuso el “Retablo popular de la Semana Santa de Montilla”. Por la ciudad del Alto Guadalquivir intervino José Luis Romero Gaitán, Vocal de Formación de la Agrupación de Cofradías montoreña, quien habló de la “Pasión en Montoro, la Jerusalén del Alto Guadalquivir“. Nuestro vicepresidente, Angel Mª López Castilla, se encargó de dar a conocer la Semana Santa de Pozoblanco destacando lo más representativo de cada una de nuestras cofradías y tratando más en detalle todo lo que gira en torno a la devoción a Nuestro Padre Jesús en la conferencia que impartió bajo el título “Jesús Nazareno en Pozoblanco: cuatro siglos de historia“.

El acto finalizó con la intervención de D. Miguel Castillejo, presidente de la Fundación organizadora, quien reconoció la suerte que tenemos en nuestros pueblos de haber conservado una gran cantidad de tradiciones que se perdieron en Córdoba por culpa de los edictos de los obispos ilustrados que, en sus propias palabras, no supieron entender la historia de siglos que las cofradías llevaban a sus espaldas. Desde aquí agradecemos a la Fundación Miguel Castillejo, en especial al responsable de su obra cultural, D. Antonio García Uceda, por haberse acordado de nuestra Hermandad y de nuestro pueblo para participar en este acto que ha nacido con vocación de continuidad en años venideros.