Como estaba previsto, al finalizar la Eucaristía del «Viernes de Jesús», en la Casa de Hermandad entregábamos los regalos que componían el perol sorteado a finales de septiembre a la afortunada ganadora del mismo, Inmaculada Muñoz de la vecina localidad de Alcaracejos. Inma nos manisfestaba su satisfacción pues era la primera vez que le tocaba un premio y agradecía el buen rato que había pasado entre nosotros participando tanto en la Eucaristía como después en la tertulia en la propia Casa de Hermandad. Por nuestra parte, la emplazamos a que el Martes Santo viniera a Pozoblanco a ver la Estación de Penitencia.