Reunidos en torno al Beato Padre Cristóbal.

El exuberante paraje del Bañuelo, en la sierra de Córdoba, donde se encuentra su eremitorio, acogió a la familia Hospitalaria Nazarena para conmemorar el noveno aniversario de la beatificación del Padre Cristóbal.

Aunque este año no hubo ancianos por el covid, a la convocatoria acudimos miembros de esa gran familia llegados desde los distintos puntos de España donde la Congregación tiene presencia. Mérida, Burgos, Córdoba, Ezcaray, Getafe, Madrid, Hinojosa del Duque, Pozoblanco, Cabeza del Buey, las Hermandades de Jesús Nazareno de Castro del Río y la nuestra, con una representación encabezada por la Hermana Mayor y el presidente, voluntarios y voluntarias de Hosjena, entre otros, estuvimos presentes en esta entrañable jornada en torno al carisma y la obra del Beato Cristóbal.

Es de destacar también la asistencia de muchas Hermanas venidas de Sudamérica para participar en este fin de semana festivo y en la asamblea general que van a celebrar durante toda esta semana.

Tras la Eucaristía, presidida por el Padre Ángel, se inició el Vía Lucis que nos llevó hasta la ermita en la que el fundador de la Congregación pasó ocho años de vida de oración antes de bajar a Córdoba para iniciar su obra, todavía vigente y tan necesaria en la actualidad. Luego, compartimos comida y tertulia hasta la media tarde en la que regresamos a nuestros lugares de origen gozosos por haber vivido este magnífico día.

Desierto del Bañuelo