El pasado domingo tuvo lugar en el salón de actos del Palacio Episcopal el encuentro anual del Obispo con las hermandades y cofradías de toda la Diócesis. En la mesa presidencial, junto a Mons. D. Demetrio González, estuvieron el Delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, D. Pedro Soldado, el Vicario General de la Diócesis, D. Jesús Daniel Alonso, y el Ecónomo diocesano, D. José Luis Vidal.

El asunto central ha sido la carta pastoral de los Obispos del Sur de España titulada “María, Estrella de la Nueva Evangelización. La fuerza evangelizadora de la Piedad Popular”. Se trata de una carta emitida para reconocer la importante aportación de las Hermandades y Cofradías a la piedad popular.

El Delegado diocesano ha comenzado planteando la pregunta ¿Qué ha de ser una Hermandad? para responder a esta cuestión indicando que las Hermandades “están llamadas a ser talleres de santidad y templo espiritual donde se cuide la formación espiritual de sus miembros”. En este sentido, tal y como ponen de manifiesto el Papa Francisco y la propia carta de los obispos, ha subrayado que las Hermandades “tienen una misión específica e importante, que es mantener viva la relación entre la fe y las culturas de los pueblos a los que pertenecéis, y lo hacéis a través de la piedad popular”. Así mismo, ha recordado que las Hermandades deben apoyar la formación, el culto y la caridad, y deben existir para evangelizar.

En este encuentro y en la posterior Eucaristía celebrada en la Santa Iglesia Catedral ha estado presente, en representación de nuestra Hermandad, el presidente, Rafael Moisés Sánchez Luna.

Para que puedan conocerla en toda su extensión, en este enlace les dejamos la carta de los Obispos del Sur de España: María, estrella de la Evangelización. La fuerza evangelizadora de la Piedad popular.