El último viernes de mayo, nuestras madres, todas las madres, fueron protagonistas del Viernes de Jesús Nazareno. A ellas les dedicamos la Santa Misa presidida por D. Jesús Delgado Granados, SDB, y al recuerdo de nuestros hermanos Juan Cabrera Olmo y Francisco Higueras Mangas, recientemente fallecidos.

Ante la Bendita Imagen de Nuestro Padre Jesús, unidos en Hermandad, agradecimos a Dios el regalo de nuestra madre, sembradora de vida y de amor infinito. Y le agradecimos que nos dejara a su Madre como intercesora y auxilio en nuestros malos momentos.

Las flores que les entregamos al final de la celebración llevaban nuestra gratitud, nuestro reconocimiento y nuestro cariño hacia ellas que nunca alcanzará a ser tanto como el que ellas nos dan.