«SER COSTALERO ES…  SER CIRINEO DEL DESVALIDO» 

Es para mí todo un honor dejar constancia en este blog, leído por tantas personas, del IV Pregón Costalero «Ciudad de Pozoblanco» que, organizado por la Cofradía Salesiana de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén, «La Borriquita», tuvo lugar ayer en el Teatro del Colegio Salesiano. 

A la derecha del espectador  están bien iluminados todos los Costales de la Semana Santa local, un uniforme de los Braceros del Cristo de Medinaceli y un Escapulario de María Santísima de Los Dolores: distinguidos por un detalle de devocional afecto del Pregonero: una talla de madera, en miniatura, de Nuestro Padre Jesús Nazareno que preside todas las reuniones de la Junta de Gobierno de su Hermandad, de la que el Pregonero es su Vicepresidente y el Capataz de sus Hermanos Costaleros. A la izquierda, el atril sobre un pulcro adorno floral, que evoca los aromas de los Pasos que se van a llevar «con corazón y cabeza. Sufriendo lo que haya que sufrir».

Antes del primer golpe del «Llamador», Ángela Linares, en representación de la Cofradía anfitriona, ha agradecido al Pregonero su participación en esta cuarta edición. Y Rafael Moisés Sánchez Luna ha presentado a Ángel María con palabras resumidas en los valores de amistad, fe y tradición compartidas, y amor al trabajo bien hecho. Y termina diciéndole: «Aquí nos tienes, mi Capataz, Hermano de Jesús. En tu Colegio, en tu barrio;  «la trazera», como dice Andrés Valverde, está dispuesta… a escucharte y a aprender de ti».

«Quisiera ser el cordón que abraza tu cuello / Quisiera ser la camisa que abriga tu Cuerpo / Quisiera poder quitarte las espinas que cada día te ponemos / Quisiera ser la escalera para subir al madero y arrancarte los clavos, Jesús Nazareno. / Quisiera ser por siempre tu Costalero».

Ángel María López Castilla pronunció un Pregón que emocionó a propios y a extraños: exaltó con dignidad este trabajo divino. Expresó los tesoros que su corazón noble guarda. Alentó a todos los Costaleros «a llevar a Jesús y a la Madre del Cielo haciendo juntos el camino». Un pregón , «Hombro con Hombro»,  basado en valores, en el que nombró a todos llamándolos «compañeros». Y a todos agradeció la presencia y el compartir sentimientos. A todos, sin distinciones:

«¡Costalero! Costalero del Compañero / Del que necesita una mano para asirse al madero / Del que necesita una palabra para vencer su miedo / Del que pasa a tu lado suplicando consuelo / Del que pide un empujón para salir del atolladero / Del que busca un camino para subir al cielo / Ni más, ni menos; lo que nos enseñó Jesús el Nazareno: ¡el primer Capataz, el mejor Costalero!

Así, aquí están mis manos para que cuando las necesitéis sean vuestro asidero.  ¡AHÍ QUEDÓ!

Un largo aplauso del emocionado y entregado auditorio cerró el itinerario.

(RRF).

Ángel Mª López en un momento del IV Pregón Costalero Ciudad de Pozoblanco

Ángel Mª López en un momento del IV Pregón Costalero Ciudad de Pozoblanco