Seguramente quienes nos visitan asiduamente han comprobado que nuestro blog ha estado sin funcionar un tiempo, que había entradas subidas que han desaparecido posteriormente y otras que no se han podido subir en su momento; podemos decirles al respecto que ha sido por causas totalmente ajenas a nosotros. Es por ello que vamos a intentar ponerlo al día con toda la información que falta desde el 14 de abril al 22 de mayo; lo que sí les vamos a pedir es que nos den un poco de tiempo pues son muchas las cosas que se han hecho desde entonces. Terminamos hoy la revisión dedicada a la Semana Santa.

Jesús Nazareno nos regaló un Martes Santo espléndido en lo meteorológico y en lo que fueron nuestras vivencias como Hermanos de Jesús. En efecto, con la tranquilidad de saber que a la hora fijada la Bendita Imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno iba a llevar su mensaje de amor y su dulce mirada a cuantos le contemplaran por las calles de Pozoblanco, a las nueve y media de la mañana nos dábamos cita en nuestra sede para preparar todos los símbolos y enseres de la Hermandad y dejarlos dispuestos para su entrega a los encargados de portarlos en el cortejo procesional.

Un poco más tarde, empezaban a llegar a la Casa de Hermandad mujeres, novias, hijas y hasta alguna madre de alguno de los Hermanos Costaleros para preparar los bocadillos que se repartirían al finalizar la procesión; por la puerta del “Cuadro” era incesante el trajín de Hermanos que acudían a comprar sus cirios para acompañar al Señor y en la Capilla, poco a poco, se culminaba el trabajo y se dejaban dispuestas las bancas para acomodar a los Hermanos que iban a participar en la Estación de Penitencia de forma que, antes de las doce del mediodía, se abrían las puertas de la Capilla para que todos los devotos pudieran visitar a Jesús y verlo ya en su paso tal como iba a procesionar unas horas después. Hasta las dos de la tarde las visitas fueron continuas y entre ellas, como ya es costumbre, la de la Junta de Gobierno de la Hermandad de Los Dolores con las que compartimos mutuos deseos de buenos vientos para la noche que quedaba por delante.

Antes de marcharnos a comer hubo tiempo para ultimar detalles de la disposición de las vallas que se ponen a la recogida de la procesión. Queremos agradecer en este punto su colaboración y su magnífica disposición a los hermanos de la Cofradía de la Caridad, con su Hermano Mayor a la cabeza, que son quienes se encargan de esta tarea.

Sin apenas tiempo nada más que para comer, a las cuatro y media volvíamos a la Capilla para llevar a cabo uno de los actos más emotivos y entrañables de cuantos celebramos a lo largo del año y es que estar junto a todos los ancianos del Santo Hospital expresando sus sentimientos ante la Bendita Imagen de Jesús Nazareno preparada en su paso para salir a la calle unas horas más tarde, ver sus miradas, sus lágrimas, ver a muchos Hermanos de Jesús, a componentes de la cuadrilla de Hermanos Costaleros y a muchos devotos acompañándoles y escucharles dar gracias a Nuestro Padre Jesús por cuanto nos concede cada día no puede ser otra cosa que emotivo, entrañable, gratificante y motivo de satisfacción por pertenecer a esta centenaria Hermandad que se sustenta en la devoción de siglos a su Venerado Titular. El Coro del Centro de Día de Mayores, dirigido por Juan Clímaco, a quienes agradecemos de forma especial que hayan querido estar una vez más junto a nosotros en este acto, puso la nota musical culminada con los Cantos de Pasión.

A las siete y media, puntual, la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado de Valdepeñas estaba en la puerta del domicilio de nuestro presidente para iniciar el recorrido que les llevaría a recoger al Hermano Mayor y, posteriormente, dirigirse a la Capilla de Jesús para esperar la hora de salida del desfile procesional.

A esa misma hora empezaban a llegar a la Capilla los primeros Hermanos que iban a acompañar a Jesús Nazareno en el desfile mientras que en la Casa de Hermandad los Hermanos Costaleros se vestían y recibían el trabajo por parte del equipo de capataces. Tal como se había previsto por la estupenda organización de la Vocalía de Estación de Penitencia, en las horas programadas los Costaleros se habían hecho la habitual foto de familia, los Hermanos que habían de portar enseres estaban colocados en su sitio y los Hermanos de luz acomodados y ordenados en los bancos.
Después de la Celebración de la Palabra y de las recomendaciones del Presidente, a las nueve y cuarto en punto se abrían las puertas de la Capilla par dar comienzo a la Estación de Penitencia. No seremos nosotros quienes la valoremos aquí pero sí diremos que todos los comentarios que nos han llegado han sido de felicitación por la buena organización, por el buen ritmo llevado, por la elegante sobriedad con la que Jesús fue llevado por los Hermanos Costaleros; en definitiva, por un desfile que para muchos fue excepcional.

Sí queremos dar las gracias desde aquí a todos y cada uno de los que participaron en el mismo, desde el primero hasta el último, antes en la organización y preparación de todo, durante el desfile y después cuando compartimos refresco y bocadillo en la Casa de Hermandad. Un agradecimiento que queremos hacer muy especial para los Hermanos Costaleros que cada año, ya son treinta y uno, suben el listón del trabajo y de la devoción a Jesús Nazareno y también para la Banda de Cornetas y Tambores de Jesús Nazareno Rescatado de Valdepeñas por su magnífico acompañamiento musical y su excelente comportamiento y puntualidad.

Les dejamos aquí algunas fotos y algún vídeo de esta inolvidable jornada del Martes Santo de 2018.