ECHANDO LA VISTA ATRÁS: ASÍ FUE NUESTRA SEMANA SANTA (I)

Seguramente quienes nos visitan asiduamente han comprobado que nuestro blog ha estado sin funcionar un tiempo, que había entradas subidas que han desaparecido posteriormente y otras que no se han podido subir en su momento; podemos decirles al respecto que ha sido por causas totalmente ajenas a nosotros. Es por ello que vamos a intentar ponerlo al día con toda la información que falta desde el 14 de abril al 22 de mayo; lo que sí les vamos a pedir es que nos den un poco de tiempo pues son muchas las cosas que se han hecho desde entonces. Empezamos echando una mirada hacia la Semana Santa.

La Semana Santa para nuestra Hermandad no se limita sólo al Martes Santo. A lo largo de estos siete días son muchos los actos a los que debemos acudir y muchas las actividades en las que tomamos parte, bien organizadas por la propia Hermandad, por la Agrupación, por las Hermanas Hospitalarias o por otras cofradías. En las próximas entradas vamos a hacer un repaso a todas ellas acompañándolas de los correspondientes documentos gráficos.

Comenzamos el Domingo de Ramos asistiendo a la bendición y procesión de las palmas y, posteriormente, a la Eucaristía comunitaria celebrada en nuestra parroquia. Ya por la tarde, una representación de la Junta de Gobierno con bandera recibía en la sede de la Hermandad a la Cofradía de La Borriquita al paso de su desfile procesional y ofrecía a sus costaleros un refrigerio que agradecieron con una emocionante “levantá”.

El Lunes Santo, la Camarera del Señor y sus ayudantes junto a algunos miembros de la Junta y de los Hermanos Costaleros comenzaban a poner las flores en el paso del “Señor”, tareas que concluyeron a eso de las siete de la tarde. Debemos agradecer en este punto a Agustina Leal su colaboración generosa y fiel para con nuestra Hermandad siempre que se le requiere así como al resto de Hermanas y Hermanos de Jesús que se ocupan de preparar con todo esmero y dedicación el paso procesional donde podemos contemplar a Jesús Nazareno por las calles de Pozoblanco.

Casi sin tiempo de descanso, a eso de las nueve de la noche Junta de Gobierno y Hermano Mayor volvíamos a la sede de la Hermandad para recibir con bandera al cortejo procesional de la Cofradía del Silencio cuyos dos pasos se detenían ante la puerta de la misma y hacían sendas “levantás” dedicadas a los ancianos, a las Hermanas Hospitalarias y a la propia Hermandad. Especialmente emotiva fue la del paso de Jesús del Silencio a los sones del Ave María interpretado por la Banda de Santo Tomás de Villanueva.

¡COMPARTE!

¿Te sirvió este mensaje de ayuda?:

0 votes, 0 avg. rating

Comparte!:

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.