Como hemos avanzado en la entrada en la que informábamos sobre la celebración del Corpus, una Hermana Cofrade ha donado a nuestra Hermandad un tabor, peana sobre la que se coloca la Custodia, para que las Hermanas Hospitalarias puedan usarlo en la Capilla de Jesús Nazareno en las celebraciones que incluyan la Exposición del Santísimo o cuando lo consideren necesario. El tabor está realizado en madera policromada y dorada en oro viejo. En la donación se incluyen también seis candelabros de bronce que se colocarán en el altar siempre que se precise.

Estos elementos vienen a sumarse al importante patrimonio material que atesora y conserva nuestra Hermandad. Desde aquí, damos nuestras más sinceras gracias a esa hermana tan generosa. Que Jesús Nazareno se lo premie.