«El 14 de diciembre de 1990, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 1 de octubre Día Internacional de las Personas Mayores. Una revolución demográfica está ocurriendo en todo el mundo. Actualmente hay alrededor de 600 millones de personas de 60 años y más; esta cifra se duplicará hacia el año 2025 y llegará a casi dos mil millones hacia el año 2050 – la mayoría de ellos en países en vías de desarrollo. En nuestro mundo que envejece rápidamente, las personas mayores desempeñarán un papel cada vez más importante – a través del trabajo voluntario, transmitiendo su experiencia y conocimientos, cuidando a sus familias y con una creciente participación en la fuerza laboral remunerada.

En este Día Internacional de las Personas Mayores queremos hacer un llamamiento a los gobiernos, al sector privado, a las organizaciones de la sociedad civil y a las personas de todo el mundo a que presten especial atención a la creación de una sociedad para todas las edades, como se prevé en el Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento, de conformidad con los objetivos de desarrollo del Milenio y el programa mundial de desarrollo en sentido amplio. Juntos podemos y debemos asegurar a las personas no sólo que sus vidas sean más largas, sino que también sean mejores y más enriquecedoras, gratificantes y plenas.»

(Fuente: Departamento de Información Pública – Naciones Unidas)

A nuestro nivel, y como Hermandad radicada en una institución que acoge una Residencia de Ancianos, este texto que hemos tomado de Naciones Unidas, puede y debe servirnos de estímulo para devolver a esos mayores que están en el Santo Hospital al menos una parte de lo que nos han dado a lo largo de sus vidas y todos sabemos qué es lo que más necesitan ahora; y lo mejor es que no nos cuesta nada darlo y, a cambio, vamos a recibir una recompensa que no tiene precio. En fin, que las puertas del Santo Hospital están abiertas y las manos de las personas que allí viven están deseosas de apretar las nuestras para agradecer ese ratito de compañé y de charla que les podamos dar.

Ahora que está a punto de celebrarse el VI Encuentro Nacional del Voluntariado de Jesús Nazareno es un buen momento para sumarnos a los que ofrecen su tiempo, su trabajo y su corazón para ayudar a nuestros mayores a pasar mejor los dias que les puedan quedar. ¿Te apuntas?