Hoy hemos despedido a NH Juan Escribano Cabrera quien fuera presidente de nuestra Hermandad entre 1965 y 1972 y también Hermano Mayor en el ejercicio 1995-96. Sin duda, nos ha dejado un Hermano de Jesús ejemplar, con una devoción acendrada y profundamente arraigada a Jesús Nazareno, a quien hemos visto tantas veces compartiendo las celebraciones y actos de la Hermandad y a quien solo los imponderables de la salud, lo apartaron físicamente de ellas, aunque nunca su corazón y su alma se apartó de Nuestro Padre Jesús, de su querida Hermandad ni de la Santa Casa.

A través de sus hijos y sus nietos sabemos que a menudo les contaba las vivencias y anécdotas que había tenido en tantos años de cofrade, transmitiéndoles siempre esa gran devoción que sentía por Jesús Nazareno y alguno de ellos recuerda con emoción cuando vivió con él el acto de «echar» la Túnica.

Desde estas líneas queremos transmitirle a toda su familia nuestro pesar por su pérdida pero también la certeza de que ya está junto al Padre Jesús. Descanse en paz.