La familia Hospitalaria se reunió el pasado sábado para conmemorar la festividad de su fundador, el Beato Cristóbal de Santa Catalina. Toda la celebración giró en torno a su figura y a su carisma, ejemplo de entrega y servicio a los más débiles y necesitados. La Eucaristía, presidida por D. Juan Fernández Campos, párroco de San Sebastián de Torrecampo, nos recordó cómo, encomendado a Jesús Nazareno, siguió sus enseñanzas siendo cirineo de los pobres de su tiempo y cómo, a través de los años, su carisma sigue presente y activo encarnado en las Hermanas Hospitalarias.

Ancianos, trabajadores de la Santa Casa, voluntarios del Grupo de Lectura, devotos, Cofradía de Soldados Romanos y nuestra Hermandad, con el presidente y la Hermana Mayor a la cabeza, celebramos todos juntos al Beato Cristóbal y compartimos esta fiesta con la que honramos su memoria.