En la noche de antes de ayer celebramos el Viernes de Jesús Nazareno correspondiente al actual mes de febrero. Como estaba previsto, comenzó con la Eucaristía presidida en esta ocasión por D. Manuel Rubio Vaquero, SDB, ya que nuestro consiliario no pudo asistir por tener otras obligaciones en la parroquia. Agradecemos a D. Manuel, una vez más, su disponibilidad y generosidad siempre que se lo requerimos. La Santa Misa fue aplicada especialmente por el eterno descanso de quien fuera nuestro Hermano Mayor, Manuel Rubio García, recientemente fallecido.

Nada más concluir la Santa Misa, se inició el Cabildo General en el que se presentaron para su aprobación las cuentas del ejercicio 2018, cuentas que resultaron aprobadas por unanimidad de los asistentes. En cuanto al donativo que se hace a la Santa Casa por el importe del veinte por ciento de las cuotas de los Hermanos, se informó que, de acuerdo con la Superiora de la Comunidad, se destinará a adquiriré un nuevo menaje para la cocina. A este respecto, la Hna. Ana agradeció el donativo y todo lo que nuestra Hermandad hace en bien del Santo Hospital y de los ancianos que en él residen.

Tras la oración en recuerdo por todos los Hermanos difuntos, se dio por finalizado el Cabildo y todos pasamos a la Casa de Hermandad donde disfrutamos de un ratito de convivencia.