El Miércoles de Ceniza marca no sólo el inicio de la Cuaresma sino que también supone el comienzo de los actos y cultos que hermandades, cofradías y Agrupación organizan durante este periodo de preparación antes de llegar a los días de Semana Santa en los que culmina el trabajo de todo un año.

Así, todos los cofrades estábamos convocados a la celebración de la Eucaristía de imposición de la ceniza y al posterior Vía Crucis y éstos respondieron llenando la iglesia de Santa Catalina y acompañando en gran número al solemne y recogido Vía Crucis que recorrió las calles del centro de nuestra ciudad con la Imagen del Cristo de la Mirada al que se da culto en el Santuario de la Virgen de Luna.