Con menos asistencia que en años anteriores pero con la misma solemnidad y recogimiento, se desarrolló anoche el Vía Crucis con el que las hermandades y cofradías iniciamos la Cuaresma. A su paso por el Santo Hospital, las puertas de nuestra sede permanecieron abiertas y expuesto el estandarte de la Hermandad entre dos ciriales en señal de respeto.