Como avanzamos anoche de urgencia, Miguel García de Consuegra Ranchal ha sido elegido nuevo Hermano Mayor de nuestra Hermandad para el periodo 2019-2020. En efecto, en presencia de unos setenta Hermanos de Jesús y ante la Bendita Imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, ayer volvimos a revivir un rito ancestral en una emotiva ceremonia a través de la cual seguimos poniendo eslabones en la cadena de devoción a Jesús Nazareno y de nuestra historia de más de cuatrocientos años.

Nada más concluir la Eucaristía, presidida por el Consiliario, D. José María González Ruiz, y aplicada por los Hermanos fallecidos en el tiempo transcurrido desde el anterior Cabildo de Hermano Mayor y, muy especialmente por Pilar Ballesteros y Enrique Cardador, los últimos en pasar a la Casa del Padre, tomaron su lugar en la mesa la Hna. Araceli, en representación de la Superiora de la Comunidad, que no pudo acompañarnos por motivos familiares, el Consiliario, el Presidente y la Secretaria de la Hermandad. Tras las palabras de bienvenida a los asistentes y de agradecer a la Hermana Mayor saliente y a su familia las vivencias compartidas y el trabajo realizado, se inició propiamente la asamblea con la lectura y aprobación del acta del anterior Cabildo de sorteo de Hermano Mayor así como la lectura del ritual del sorteo y los derechos y obligaciones que nuestras Constituciones recogen para este cargo.

Una vez hecho esto y de que la Secretaria depositara en el tradicional jarro las papeletas con los números de los Hermanos que habían solicitado entrar en el sorteo y otra con el nombre de Jesús, la Hna. Araceli las fue extrayendo sacando, en primer lugar, el número 451 y, a continuación, la que tenía el nombre de Jesús. Comprobado el censo, el puesto de Hermano Mayor recayó en Miguel García de Consuegra Ranchal quien se hallaba presente en la Capilla y cuya elección fue acogida con un caluroso aplauso, aún más por ser una persona joven que puede servir de ejemplo para que otros Hermanos se animen a querer desempeñar este cargo.

Después de que el Presidente le diera la enhorabuena y le expresara el deseo de que pase un año inolvidable más cerca de Jesús Nazareno, de la Hermandad y de la Santa Casa, la Hermana Mayor saliente, Cati Castro Sánchez, le hacía entrega de la medalla propia de su cargo y, de manos del Presidente, recibía las dos papeletas con su número y con el nombre de Jesús. Miguel daba las gracias emocionado y manifestaba su voluntad de aportar todo lo que pudiera en este año que va a ser tan especial para él y su familia. Seguidamente, era el Presidente el que entregaba a Cati una medalla y un pergamino en recuerdo y agradecimiento de su año vivido como Hermana Mayor. Las palabras emocionadas de Cati dando las gracias por todo lo que ha compartido y disfrutado junto a su familia, ancianos, Hermanas Hospitalarias, costaleros y el cariño con el que ha sido tratada por toda la Hermandad y un responso por todos los Hermanos difuntos pusieron el colofón a este tradicional rito tras el que tuvimos unos momentos de convivencia en la Casa de Hermandad. Les dejamos aquí un amplio reportaje fotográfico del mismo.