Como ya conocen, el pasado día 30 celebramos en nuestra Hermandad un importante “Viernes de Jesús Nazareno” pues tuvimos Cabildo General ordinario para el “sorteo” de Hermano Mayor y otro extraordinario para la elección de Presidente, además de votarse la respuesta que nos pedía el Obispado en cuanto a la participación de nuestra Hermandad en la Exposición al Culto de algunas de las Imágenes de Jesús Nazareno de nuestra provincia en la Santa Iglesia Catedral. En esta entrada nos ocuparemos del “sorteo” de Hermano Mayor para no hacerla tan extensa y facilitar su lectura. En próximas entradas abordaremos los otros asuntos. Destacamos, y agradecemos, la presencia del Presidente y la Secretaria de la Agrupación de Cofradías que estuvieron respaldando este acto.

Comenzó este “Viernes de Jesús” de noviembre con la Eucaristía presidida por nuestro Consiliario, D. José María González Ruiz, y aplicada por los difuntos de la Hermandad, como es habitual en este mes. D. José María nos exhortaba a imitar el ejemplo del apóstol San Andrés, cuya festividad litúrgica celebrábamos ese día, de dejarlo todo y seguir a Jesús.

Tras la Santa Misa, tomaban su lugar en la mesa presidencial la Hna. Ana Torralbo, Superiora de la Comunidad de las Hermanas Hospitalarias, el propio Consiliario y el Presidente y la Secretaria en funciones de nuestra Hermandad, Ángel María López Castilla y Rafaela Redondo Fernández, respectivamente, para dar comienzo a los cabildos convocados.

En cuanto al que nos ocupa, el Presidente daba la palabra a la Secretaria para que leyera el acta del anterior Cabildo de sorteo de Hermano Mayor, que fue aprobada por unanimidad y firmada como es preceptivo, y para que diera lectura al ritual del “sorteo”. Una vez hecho esto, depositó en el antiguo jarro las papeletas con los números de los Hermanos que habían solicitado participar en el mismo, y otra en la que estaba escrito el nombre de Jesús. La Hna. Ana, como es tradición, las mezclaba y procedía a extraerlas saliendo en primer lugar la que tenía el número 1.042 y, a continuación, la que ponía Jesús; por tanto, al Hermano con este número le correspondía  ser el nuevo Hermano Mayor. Consultado el censo, la Secretaria anunciaba que la nueva Hermana Mayor era Catalina Castro Sánchez.

Cati, como la conocemos todos, no podía estar presente al encontrarse ingresada en el Hospital pero sí estaban sus hijas que, emocionadas, recibieron el aplauso de los asistentes, las dos papeletas extraídas y la medalla que les entregó Teodoro Cardador, el Hermano Mayor saliente. Luego nos dirigieron unas emotivas palabras de agradecimiento y asegurando que su madre estaría contentísima pues Jesús Nazareno siempre había sido muy importante para ella. Les contestaba el Presidente diciendo que seguro que Él la ayudaría a superar la enfermedad y a disfrutar de un año de gracia desde ese puesto de Hermana Mayor; igualmente, decía que al día siguiente la visitarían en el Hospital para saludarla y compartir con ella la alegría de la noticia.

Posteriormente, el Presidente imponía al Hermano Mayor saliente la medalla distintiva del cargo y le entregaba un pergamino acreditando y agradeciendo el puesto desempeñado. Luego, daba la palabra a Teodoro quien exponía su satisfacción y la de toda su familia por el año que han vivido y daba las gracias a toda la Hermandad por el trato y el cariño que les habían dispensado y a Jesús Nazareno por haberle permitido disfrutar como nunca de su cercanía y de la vida de la Hermandad.

Les dejamos aquí unas fotos del Cabildo de “Sorteo” de Hermano Mayor así como un vídeo que nos ha facilitado Antonio Manuel Caballero de Cope Pozoblanco.