En la última reunión de la Junta de Gobierno se leía la carta de despedida que nos enviaba Juan Moreno Moreno, el actual Hermano Mayor que cesará en su cargo el próximo día 30 cuando la Hermana Gloria saque con el ritual tradicional las papeletas que señalen a su sucesor. En esta carta Juan resume sus sentimientos y los inefables momentos vividos a lo largo de este año y anima a los Hermanos de Jesús a ser partícipes de esta ezperiencia única. Por ello, nos parece oportuno y conveniente traérsela aquí con la intención de que sirva para que ustedes, los Hermanos de Jesús, den el paso de presentar su solicitud para el sorteo. Estamos seguros que Jesús Nazareno pondrá su mano sobre aquellos que decidan hacerlo y sobre el que salga elegido para guiarle en su labor.

MENSAJE DEL HERMANO MAYOR

Cuando se aproxima la fecha en que, en nuestra Hermandad, habrá de elegirse un nuevo Hermano o Hermana Mayor, se me brinda la posibilidad de dirigirme a todos los miembros de la misma en un mensaje que forzosamente no ha de ser de despedida, sino de agradecimiento y de ánimo. De agradecimiento a toda la Hermandad por haberme brindado la posibilidad de conocerla y, sobre todo, de vivirla mucho más a fondo. Sabéis que hace más de cuarenta años que pertenezco a la Institución en la que me integraron mis mayores. Sin embargo, los estudios primero y el trabajo después, me han llevado a residir habitualmente fuera de nuestro pueblo; si bien es cierto que vuelvo a él con la mayor frecuencia que me es posible. Esta circunstancia hizo que, hasta este año, mi participación en la vida de la Hermandad fuese meramente testimonial como simple miembro de base.

Quiso la Providencia que una serie de circunstancias, más o menos fortuitas, coincidiesen en hacer que el pasado año presentase la candidatura a Hermano Mayor, lo cual nunca antes ni siquiera me había llegado a plantear, y que esa candidatura saliese finalmente elegida por el ancestral sistema de sorteo. De la sorpresa y las felicitaciones del momento inicial pasé a un estado de curiosidad e interés creciente por los aspectos de la vida de la Hermandad que simplemente iba descubriendo o que se me iban presentando, y de los que hasta el momento únicamente tenía vagas referencias, o bien que desconocía por completo.

Pude comprobar que nuestra Hermandad no es una organización triste y un tanto siniestra, como su proyección pública en el desfile procesional de Semana Santa pudiera hacer creer, sino que es simplemente una unión de personas cuya finalidad fundamental es practicar la solidaridad con los más necesitados y ello es sin duda una de las mayores virtudes del ser humano. Y digo que no es triste porque la Hermandad es mucho más que ese acto de proyección pública, ya que tiene una actividad permanente a lo largo de todo el año en que siempre busca transmitir alegría e ilusión con todos nuestros semejantes, lo cual se manifiesta de un modo especial en los residentes en la Santa Casa a los que la Hermandad dirige sus mayores desvelos.

También es posible que en otras ocasiones la idea que generalmente se pueda tener difiera bastante de la realidad. Es posible que se pueda pensar que el Hermano Mayor es el “patrocinador” o bien el “mandamás” de la Hermandad cuando no es ni una cosa ni otra. Los mecanismos de protección de nuestra sociedad actual permiten que la gran mayoría de las personas de nuestro entorno tengan cubiertas sus necesidades vitales básicas o bien estén paliadas de la mejor forma posible, pero queda un amplio campo de necesidades que también deben atenderse y que suelen afectar más bien al calor humano que hay que proporcionar a los que carecen de él. El Hermano Mayor actualmente no es el “pagano” de buena parte de esas necesidades como pudo serlo en otro tiempo, ni tampoco el responsable de las decisiones que rigen la Hermandad. Los actuales Estatutos recogen la figura del Hermano Mayor como una figura histórica representativa que se mantiene sin poder ejecutivo, pero que sin duda debe implicarse de manera muy directa en todas las actividades de la Hermandad. Es por ello que creo que es bueno que cuantos más hermanos mejor pasen por esta función, y que cuantos más hermanos mejor sientan y conozcan profundamente todos los aspectos de la Hermandad.

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario