“Sólo el misterio nos hace vivir. Sólo el misterio”. (García Lorca)

“BIOGRAFÍA de la reconciliación: palabras y silencios para sanar la memoria”, de Julián Carlos Ríos Martín, es un libro memorable, recomendable, oferente de claves que ayudan “a encontrar más paz y sentido al apasionante arte de vivir”.

En la Capilla del Santo Hospital, Pedro José Cabrera presenta a Julián calificándolo como persona sabia no en el sentido libresco sino en el sentido personal: en el de la amistad que los une; justificando así su presencia esta noche entre nosotros. Es cierto que en la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno tenemos la suerte de fomentar la amistad: conocer y estrechar lazos con los amigos de Pedro José, sintiéndolos cercanos, haciéndolos nuestros gracias a él. Así fue con Pedro Meca, quien ya descansa en paz, quien tantos valores nos enseñó. Así con Julián, a quien hemos conocido este jueves 24 de enero de 2019. Y damos gracias a Jesús Nazareno por haberlo destinado aquí esta noche de la mano de su amigo Pedro José.

“Hay una grieta en todo, así es como entra la luz”. (“Anthem”. Leonard Cohen)

Sí. Ha sido una suerte escucharte esta noche, Julián; un lujo compartir tus subjetividades: procesos restaurativos y aprendizajes realizados en tiempos de crisis. Y aprehender contigo los procesos vitales y los instrumentos válidos de tu trayectoria personal hacia la reconciliación. Ha merecido la pena abrirte de par en par las puertas de esta Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que es ya tu casa. Te hemos acogido en ella, como tú acoges en la tuya a personas enfermas, a jóvenes que salieron del mundo de la droga y recuperaron sus vidas. Como defiendes los derechos de personas presas o facilitas encuentros restaurativos entre agresores y víctimas de delitos…  Y, de la mano del silencio, te hemos acogido en la casa de nuestro corazón. Sí. Ha merecido la pena compartir contigo esta vivencia: tu particular e intensa biografía de la reconciliación; inaugurando juntos, un singular “Viaje a Ítaca”.