Martes Santo, primera parte.

Al contrario que el año pasado, la incertidumbre sobre lo que podría acontecer con la lluvia fue la nota predominante a lo largo de la mañana del Martes Santo, mañana que empezó temprano en la Capilla de Jesús con la asistencia de algún miembro de la Junta de Gobierno a la misa de las 8’30. Poco después, los últimos preparativos y las innumerables visitas, rompieron la habitual intimidad de la Capilla.

Parte de la Junta de Gobierno, especialmente la Vocalía de Estación de Penitencia, se afanaba en colocar bancas, en preparar enseres y símbolos que quedaron pendientes del día anterior y en dejar todo dispuesto hasta el último detalle para la hora de la procesión. Mientras, muchos Hermanos se acercaban a la sede a adquirir cirios o a pedir cruces de madera para ir con las promesas. Y en la Casa de Hermandad, algunos costaleros con sus mujeres, novias o hijas preparaban los bocadillos con los que repondrían fuerzas al acabar su trabajo. La esperanza de poder salir, aun con todos los malos augurios, no se perdían.

Visita del presidente de la Diputación de Córdoba.

Fueron numerosísimos los Hermanos y devotos que, bien individualmente o bien en grupo, se acercaron a la Capilla a ver a Jesús Nazareno entronizado en su magnífico paso procesional. Y recibimos distintas visitas de algunos centros asistenciales de nuestra localidad. También la del presidente de la Diputación, Salvador Fuentes, quien quiso conocer de primera mano nuestra Hermandad y ver in situ a Nuestro Padre Jesús, alabando la belleza de su Imagen y valorando sobremanera el patrimonio que atesora, sobre lo que nos manifestó la intención del organismo que preside de apoyar iniciativas para su conservación y mejora a nivel de toda la provincia.

Después de contarle algunos detalles de nuestra historia, el presidente de la Hermandad le obsequió con dos de las publicaciones que la recogen, la de Juan Aranda Doncel, La Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Pozoblanco, 1605-2005, y la última que hemos editado sobre las Jornadas de Historia y Patrimonio «Cuatro siglos de presencia de Jesús Nazareno en Pozoblanco».

Oración con la Hermandad Servita de los Dolores.

Antes de eso, la Junta de Gobierno de nuestra Hermandad se trasladaba a la iglesia de Santa Catalina para cumplimentar la visita institucional a la Cofradía de Nazarenas de la Virgen de los Dolores, ante cuya Imagen se rezaba una oración conjunta. Finalizada ésta, era la Junta de Gobierno de la Hermandad Servita la que se dirigía a la Capilla del Santo Hospital donde, juntos, hacíamos una oración ante la Bendita Imagen de Jesús Nazareno.

Prácticamente a las dos de la tarde se cerraban las puertas de la Capilla y marchábamos raudos a casa porque, a las 16’30 horas, íbamos a recuperar, por fin, el momento, para muchos, más entrañable y emotivo de cuantos tenemos a lo largo del año: la oración con los ancianos delante de Jesús.

Con los ancianos del Santo Hospital.

Y así fue: emotivo, entrañable, emocionante, lleno de sabias palabras, de gratitud, con los sentimientos a flor de piel y las lágrimas recorriendo más de un rostro arrugado y de otros más tersos. Comunidad de Hermanas Hospitalarias, trabajadores, Hermanos de Jesús, costaleros, voluntarias, devotos, todos nos unimos ante el Padre Jesús para compartir ese rato de oración que llena de contenido y da mucho más sentido a nuestro Martes Santo.

Dejamos para una nueva entrada lo acontecido después de este acto.