La SOLIDARIDAD es la acción de dar sin recibir nada a cambio. Es el arte de escuchar la Vida. Es mantener la mirada atenta y los ojos tendidos sobre el mar en busca del náufrago. Es sentir dentro de uno mismo el mensaje cargado de esperanza hasta estrechar la mano del Hermano. Y convertirse uno mismo en Mensajero del abrazo sincero, fraternal… Solidaridad es compartir un hogar y los alimentos. Y compartir no sólo lo material, también, y esencialmente, los sentimientos: el camino de la Vida, en Justicia y en Libertad. 

«Hay diversidad de carismas, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de actuaciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. Pero a cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para el bien común. […]  El mismo y único Espíritu obra todo esto, repartiendo a cada uno en particular como él quiere». (Corintios, 12, 4-11).

Así, nos ponemos en el camino de esta semana, que hoy domingo, 20 de enero de 2019, comenzamos en solidaridad, con solidaridad. Nos reunimos de nuevo, el miércoles 23 a las cinco y media, en la Santa Casa del Hospital de Jesús Nazareno, con sus Ancianos. Abrazos. ¡Nos vemos!