Por tercera vez vuelve a la Santa Casa esta tarde a las cinco y media. Trae de la mano el inicio de la primavera, que es el resurgir de la luz y de la esperanza. Tenemos nuestros brazos abiertos para recibirla.