Estuvo con ellos una tarde al principio del desarrollo de estos  encuentros  de los miércoles en la Santa Casa. Desde entonces sigue interesada en volver a estar con ellos. El gozo está garantizado. Y la alegría y la diversión que provocan la narración oral de sus anécdotas. Seguramente las habrá de todo tipo.

Allí nos vemos.