Ya se pueden observar en la hornacina que alberga el lienzo con la imagen de Jesús Nazareno alguna de las reformas que se le están haciendo con motivo de la restauración del «Cuadro de Jesús». En concreto, se ha quitado el marco de la puerta y se ha colocado un premarco al que se atornillará la nueva lo que permitirá que el lienzo se pueda sacar con mucha mayor facilidad de la que se ha hecho hasta ahora, se ha dejado preparado el cableado para la nueva instalación eléctrica y se han limpiado de pintura los angelitos.

También se ha hecho una cata en la parte del muro que es de ladrillo para comprobar si toda la pared es de ese material y lo extraño es que detrás de los ladrillos el muro es de piedra de granito con lo que se ha planteado una nueva incógnita que es encontrar una explicación a por qué esa parte concreta de la pared está realizada en materiales distintos cuando se supone que al retranquear la antigua Capilla el muro de esa fachada se tuvo que hacer nuevo. El hueco que ha dejado esa cata se aprovechará para alojar en él una caja en la que se meterán sendos documentos relativos a la actual restauración y una copia facsimil de los encontrados al retirar el lienzo.

En cuanto a la pintura, la restauradora Catalina Calero sigue trabajando en ella y parece ser que el lienzo no se podrá colocar en un bastidor tradicional sino que tendrá que utilizar un sistema alternativo porque el estado de la tela no permite someterla a la tirantez que sufriría en dicho bastidor. Por otra parte, nos ha confirmado que en el antiguo bastidor encontrado hay trozos de tela de tres pinturas distintas a la que podemos ver actualmente, aunque de este extremo podremos darle algún dato más cuando la restauradora nos presente su informe técnico.  De momento aquí tienen algunas fotos del estado del «Cuadro» a 19 de noviembre.