Con el 20% de las cuotas de los Hermanos de Jesús.

De todos es conocida la vinculación histórica que mantiene nuestra Hermandad con la Santa Casa desde que, el ya lejano año 1683, la Congregación Hospitalaria llegara a Pozoblanco y se hiciera cargo del hospitalito que tenía la Hermandad. Desde esos tiempos remotos hasta nuestros días, esa vinculación y colaboración se ha adaptado a las circunstancias y a las necesidades de cada momento. En nuestras Constituciones vigentes se regula dicha colaboración señalando, entre otras cosas, que el veinte por ciento de las cuotas anuales de los Hermanos de Jesús se entregará a la Santa Casa para ayudar en aquello que redunde directamente en beneficio de los mayores que residen en ella.

La costumbre era que se diera un cheque por el importe de ese veinte por ciento pero, hace ya unos años, la Junta de Gobierno aprobó por unanimidad que sería la Hermandad la que comprara directamente aquello que desde la Comunidad de Hermanas Hospitalarias nos dijera que era más perentorio. Dicho acuerdo se adoptó por una razón muy simple: poder informar a los Hermanos de a qué se había destinado exactamente el dinero de sus cuotas.

Pues bien, el jueves 22 no nos tocó la lotería pero sí hubo un pequeño premio, permitidnos la licencia, para la Santa Casa: 375 litros de aceite de oliva virgen extra de Olipe que servirán para que la dieta de los ancianos siga siendo sana y saludable. Aprovechamos para agradecer a Olivarera de los Pedroches el exquisito trato que, desde hace muchísimos años, viene dispensando a nuestra Hermandad cada vez que nos hemos dirigido a ella.

El presidente en funciones junto a tres miembros de la Junta de Gobierno estuvieron en Jesús para recibir ese preciado regalo y entregarlo en la cocina donde le darán un magnífico uso.