En la mañana de hoy, Sábado Santo, la Bendita Imagen de Jesús Nazareno ha vuelto a entronizarse en su camarín tras permanecer toda la Cuaresma en el presbiterio y la Semana Santa en los pasos de las dos hermandades que le dan culto. El presidente de nuestra Hermandad y el capitán de la Cofradía de Soldados Romanos y Penitentes junto a una representación de ambas Juntas de Gobierno, la camarera y sus ayudantes, procedieron a su traslado a la sacristía donde se le cambió de Túnica y, posteriormente, a subirlo de nuevo a su camarín donde quedará hasta la próxima Cuaresma.

Desde allí seguirá esperando nuestras visitas y recibiendo nuestras oraciones como siempre lo ha hecho. No dudemos en acudir a Él cada día.