LA CONVIVENCIA DE LA FAMILIA HOSPITALARIA SE PASÓ POR AGUA

La lluvia que empezó a caer poco después de la Eucaristía deslució el encuentro de la familia Hospitalaria y provocó que las actividades programadas para la tarde se suspendieran y la jornada concluyera antes de lo previsto. En efecto, el sol que nos recibió a la llegada al Desierto del Bañuelo  fue escondiéndose detrás de unas amenazadoras nubes que, finalmente, comenzaron a descargar una fina lluvia mientras un grupo de seminaristas del Seminario Menor representaban un teatrillo basado en la parábola del Hijo Pródigo. Esto hizo que los presentes tuvieran que buscar refugio bajo grandes sombrillas o en diferentes zonas cubiertas del Bañuelo donde se procedió al almuerzo compartido. Visto que la lluvia seguía cayendo se decidió suspender las actividades previstas para la tarde de forma que los diferentes grupos asistentes emprendieron el camino de regreso a sus lugares de origen un par de horas antes de lo previsto.

La presencia pozoalbense fue importante pues junto a las Hermanas, un grupo de ancianos y de personal de la Santa Casa, estuvimos tanto componentes de la Junta de Gobierno de nuestra Hermandad y algunos Hermanos de Jesús como representantes de la Cofradía de Soldados Romanos y Penitentes. Pero además también estuvo presente el Coro Romero Voces de la Sierra que animó la Eucaristía y, a su término, ofreció una pequeña actuación que resultó muy aplaudida por todos los presentes.

No obstante el inconveniente de la lluvia, pasamos una buena mañana en la que pudimos saludar a viejos conocidos e intercambiar opiniones sobre la recién concluida Semana Santa y, sobre todo, profundizar en el carisma del Beato Padre Cristóbal y conmemorar el tercer aniversario de su beatificación.

III ANIVERSARIO BEATIFICACIÓN PADRE CRISTÓBAL    

¡COMPARTE!

¿Te sirvió este mensaje de ayuda?:

0 votes, 0 avg. rating

Comparte!:

Dejar un Comentario