GRUPO DE LECTURA “MANOLO SANTOMÉ” (30 de marzo)

¿QUÉ TENGO YO QUE MI AMISTAD PROCURAS?

 

                                  ¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras? 
                                  ¿Qué interés se te sigue, Jesús mío, 
                                  que a mi puerta, cubierto de rocío, 
                                  pasas las noches del  invierno oscuras?
                                  ¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras, 
                                   pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío, 
                                   si de mi ingratitud el hielo frío 
                                   secó las llagas de tus plantas puras!
                                   ¡Cuántas veces el ángel me decía: 
                                   «Alma, asómate ahora a la ventana, 
                                   verás con cuánto amor llamar porfía»!
                                   ¡Y cuántas, hermosura soberana, 
                                   «Mañana le abriremos», respondía, 
                                   para lo mismo responder mañana!

                                                                                         LOPE DE VEGA

Aún quedan estos versos enredados en la memoria de la tarde de oración del intenso y emocionante Martes Santo, compartido con los Ancianos de Jesús Nazareno en la Capilla del Santo Hospital. Oración. Devoción. Súplicas. Y agradecimientos ante su Sagrada Imagen por los favores recibidos. Éstos y otros versos. Éstas y otras rimas. Palabras pronunciadas con el temblor de la emoción. Ancianos y jóvenes. Padres. Madres. Hijos. Hijas. Familias y generaciones unidas en la misma devoción y en la misma fe. Siglos de Espiritualidad.

El Grupo de Lectura compartió, también, un año más, la tarde inolvidable del pasado Martes Santo. Y es difícil expresar lo que los ojos ven, los oídos oyen y el alma siente en esos momentos de éxtasis. Una semana después aún levitan las emociones… Esta tarde de Pascua han florecido, nuevas, en las conversaciones con los Ancianos de Jesús Nazareno en la Santa Casa…  Aquí estamos, Señor. Hemos vuelto.

¡COMPARTE!

¿Te sirvió este mensaje de ayuda?:

0 votes, 0 avg. rating

Comparte!:

Dejar un Comentario