JUNTOS PASO A PASO. PASO SEGUNDO.

Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie viene al Padre, sino por mí”. (Juan 14, 1-6).

cartaCercana la Solemnidad de Todos los Santos y la Conmemoración de todos los Fieles Difuntos, solemos dedicar el miércoles último de octubre a acompañar a los Ancianos de Jesús Nazareno que quieran visitar el Cementerio para honrar con una Oración a sus familiares. Lo hacemos colaborando voluntariamente con el personal de la Santa Casa.

A los Ancianos que, por dolencias físicas u otros malestares o causas, no van y permanecen en ella les acompañamos, quedándonos con ellos algunos miembros del voluntariado del Grupo de Lectura “Manolo Santomé”. Así, este miércoles, la voluntaria Elvira Cardador les habló  y leyó un artículo de opinión: “La Mirada = Historia de una carta”, escrito por el periodista Emilio Gómez en “La Comarca”, Semanario Independiente de Los Pedroches.

Grupo Lectura 28-10-2015 Su explicación y sus palabras magistrales trasladaron a los Ancianos de Jesús Nazareno a los tiempos, no tan lejanos, en los que veíamos, por las calles de nuestro pueblo, a los Carteros desempeñando uno de los oficios más bonitos del mundo: entregar, casi en la mano de su destinatario, la carta de amor, la carta del novio, del hijo que hacía “la mili”, la de los emigrantes, tan lejos de su casa, de felicitación navideña, de pésame… Las cartas de respuesta, a vuelta de correo, de las anteriores.

Entonces, se escribían y se recibían muchas cartas… Y había tiempo para escribirlas… Y se pensaba mucho en la redacción correcta, también ortográfica y gramaticalmente, de todos los sentimientos, anécdotas, y otras circunstancias de la vida de los que las escribían y de los que las recibían. “Había besos escritos, abrazos entre letras y perfumes en los folios”.

Todos teníamos nuestro cartero. ¡Qué nostalgia!

 

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario