ZARZUELA EN LA SANTA CASA PARA CELEBRAR LA FESTIVIDAD DE SANTA CATALINA DE ALEJANDRÍA:

“AGUA, AZUCARILLOS Y AGUARDIENTE”,  grito habitual de los vendedores callejeros en el Madrid de finales del siglo XIX, subtitulada “Pasillo Veraniego”, según nos explicó Joaquín Domínguez en la presentación de la obra, nos hizo pasar una tarde amena con los personajes y las situaciones del Madrid de la época: aguadores y aguadoras, cigarreras, chulapos y chulapas, manolos y manolas, castañeras, barquilleros, el olor a churros calientes y la limonada en los barreños de barro cocido, niñas jugando al corro mientras las niñeras coquetean con los soldados…

Efectivamente, sonrisas de los Ancianos de Jesús Nazareno que, expectantes, llenaban el salón donde habitualmente celebramos las sesiones del Grupo de Lectura “Manolo Santomé”. Y disfrutaron hasta el final de este género musical escénico surgido en España.

Gracias al mérito de dos excelentes personas: Andrés Redondo Blanco y Joaquín Domíguez Márquez, pudimos ver bien, oir mejor, y conocer la historia de esta amable Zarzuela que nos gustó tanto. Los Ancianos les reconocieron con agradecimiento su dedicación voluntaria y su entrega esmerada . Abrazos a los dos.

Grupo Lectura 25-11-2015

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario