ECOS DE LA SEMANA SANTA 2017 (y IV)

Sin tiempo apenas para el descanso, el Viernes Santo amanecía pronto. En efecto, a las cinco y media de la madrugada estábamos citados en la sede de la Hermandad para acompañar, como marcan nuestras Constituciones, a Jesús Nazareno en el Prendimiento y la procesión del “Paso”. Cinco componentes de la Junta de Gobierno con bandera iban en el cortejo procesional; la Hermana Mayor, el resto de la Junta y los Hermanos de Jesús con cruces de madera detrás del Señor, como lo hemos hecho históricamente desde que se empezara a hacer la procesión de la “Madrugá”; bien es verdad que, de unos años a esta parte, se nos han cambiado algunas “circunstancias” y no para mejor precisamente. Lo que no ha cambiado ni cambiará nunca es la obligación que tenemos los Hermanos de Jesús, la Hermandad por tanto, de acompañar a Jesús Nazareno en cada uno de los desfiles procesionales en los que sale a recorrer las calles de Pozoblanco y que esa obligación es responsabilidad nuestra que se siga cumpliendo.

Ya bien entrada la mañana, poco antes de concluir la procesión del “Paso”, en la puerta de nuestra sede se representaba la tercera caída de Jesús mientras se rezaba una oración preparada por la Vocalía de Cultos de la Hermandad. Finalmente, compartíamos el tradicional bollo con chocolate que da la Cofradía de Soldados Romanos al término de su Estación de Penitencia.

Por la tarde, participábamos en los Santos Oficios en la Acción Litúrgica de celebración de la Pasión del Señor y, sin solución de continuidad, una representación de la Hermandad con bandera y numerosos Hermanos de Jesús con cruces de madera tomaban parte en la procesión del Santo Entierro.

Llegaba el Sábado Santo y con él el momento para limpiar y recoger enseres y guardar todo en su sitio hasta la próxima Semana Santa. Debemos agradecer la ayuda de un fiel grupo de Hermanos que siempre están dispuestos a echar una mano en estos días de mucho trabajo. ¡Que Jesús Nazareno se lo pague!

Era también el momento para trasladar la Bendita Imagen de Jesús Nazareno a su camarín, una vez cambiada la Túnica por la Camarera del Señor y sus ayudantes y las Hermanas Hospitalarias. Ante Él, a las dos de la tarde, Hermandad y Cofradía de Soldados Romanos hacíamos una oración conjunta agradeciéndole la Semana Santa que nos había permitido vivir. Seguidamente, ambas cofradías compartíamos la tradicional aparcería en nuestra Casa de Hermandad.

El Domingo de Resurrección, atendiendo a la invitación de los Sayones, asistíamos a la celebración de su Fiesta de Regla y al convite que ofrece su Hermano Mayor, un acto en el que da el relevo a quien será su sucesor durante el siguiente año. Por otra parte, queremos dar la enhorabuena a Francisco García que fue reconocido como Hermano Mayor Honorario por sus dilatados años de trabajo al servicio de su Cofradía.

Así concluía nuestra Semana Santa 2017 que, como decíamos en la primera entrada de esta serie, es especialmente intensa y llena de actos y cultos en los que debemos estar presentes siempre para mayor gloria de Nuestro Padre Jesús Nazareno y al servicio de nuestra antigua Hermandad. En su nombre, muchas gracias a todos los que habéis colaborado con vuestro trabajo, asistencia y participación. ¡Que Jesús Nazareno os bendiga!

ECOS DE LA SEMANA SANTA 2017 (y IV)

¡COMPARTE!

¿Te sirvió este mensaje de ayuda?:

0 votes, 0 avg. rating

Comparte!:

Dejar un Comentario